Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información | Aceptar
Cas EUS

Aficionado Coaching

Si eres deportista aficionado, en Inkorpore tenemos un sitio para ti. Te enseñaremos a ver el deporte como una actividad que genera positividad y bienestar, y no como un sufrimiento; y te prepararemos para optimizar tu habilidad mental para afrontar tus retos.

Si eres deportista aficionado, en Inkorpore te acompañamos para que renueves tu energía positiva para combatir los bloqueos.

Dentro de cada deportista aficionado con el que Inkorpore trabaja, convive parte de un deportista profesional. El deseo por superarse cada día genera inconvenientes que este tipo de practicante desconoce y que en muchas ocasiones confluye en desgana y abandono.

La presión por llegar a un objetivo marcado dificulta su logro si no respalda su preparación con un entrenamiento de coaching paralelo.

Las otras tareas diarias como es el caso de su empleo, la familia y las diferentes circunstancias que le rodean, marcan las necesidades que debemos entrenar a base de herramientas para que, la hoja de ruta que llevamos en lo deportivo, no pierda su rumbo.

Las competencias personales, el estrés, la ansiedad, las pequeñas lesiones y el derrotismo no pueden vencer al bienestar que le produce la práctica deportiva, ya que las personas contagiamos a nuestro entorno todo aquello que generamos.

Todo deportista aficionado quiere llegar a ser mejor. Algunos por superarse a ellos mismos, otros por superar a los demás y otros simplemente por tener un aliciente que no les impida salir a entrenar las veces que tenga establecidas por semana.

Pero no hay que olvidarse de que el deporte no es sinónimo de sufrimiento. No debemos confundirlo con una palabra, que en Inkorpore tampoco nos gusta demasiado, pero que la sociedad ya ha instaurado y la utiliza habitualmente, el sacrificio. Vamos a intentar utilizar esta palabra desde el punto de vista del esfuerzo, no de lo que en realidad quiere decir.

El deportista aficionado se sacrifica o se esfuerza en la mayoría de ocasiones porque necesita transmitirse a sí mismo la sensación de vencer diferentes obstáculos. Eso está muy bien, pero cuidado con no lastimar y alterar otro tipo de “nutrientes” con los que reforzamos nuestras emociones, que son las que realmente nos guían.

En Inkorpore trabajamos con deportistas aficionados que llegan a un punto donde ya no encuentran alicientes para continuar con un nuevo objetivo. Creen haber llegado a su zenit y con ello sufren un importante bloqueo que les lleva en la mayoría de las ocasiones a parar e incluso a abandonar la práctica deportiva.

Es cuando dichos deportistas aficionados comienzan a alegar diferentes lesiones, situaciones familiares, problemas en el trabajo o falta de sociabilidad entre otras cosas. La mayoría de las veces no son excusas y todo ello tiene que ver con esa desgana y ese peligro en cubierto de aparcar momentáneamente el deporte.

En Inkorpore acompañamos al deportista aficionado para que éste encuentre respuestas y pueda generar nuevas ilusiones que renueven la energía positiva y recupere su actividad deportiva. En el coaching aficionado prevalece la forma en que se trabaje hacia el objetivo, ante la intensidad con la que se intenta conseguir.

Lo que un deportista cree estar haciendo bien en su entrenamiento puede que le esté restando rendimiento por aquellas otras necesidades generadas fuera del deporte. Día tras día esa parte negativa que no se ve, llega a un punto insostenible y termina por estallar. Cierto es que el deporte ayuda a que las rutinas diarias se lleven de mejor manera, pero hay que tener cuidado con que esas mismas rutinas diarias no deriven en que hacer deporte sea un auténtico peligro.

Todo lo que nos rodea nos afecta en mayor o menor medida y por eso va a ser muy importante ese otro entrenamiento necesario que en Inkorpore te vamos a proporciona para poder hacer deporte con toda la atención puesta en esa única tarea. De esa manera vamos a evitar distracciones que nos lleven a las posibles lesiones, la falta de forma a consecuencia de la ansiedad y otros aspectos negativos que no vemos pero que se manifiestan sin avisar y con dureza.

El hecho de estar en el grupo de deportistas aficionados no quiere decir, por un lado, que no se deba exigir resultados y que no se deba plantear objetivos serios; y por otro tampoco quiere decir que no sea importante tener la compañía de un coach para entrenar mejor todos esos aspectos que se escapan en el día a día cuando se ha marcado un objetivo.

El deportista aficionado igual que lleva tiempo acudiendo a diferentes profesionales que trabajan con deportistas de élite, también acude a Inkorpore para completar su preparación y así optimizar su rendimiento con el entrenamiento de habilidad mental de cara a nuevos e ilusionantes proyectos.