Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información | Aceptar
EUS Eus

Amateur Coaching

Los deportistas amateur son aquellos que se encuentran a medio camino entre el deportista aficionado y el deportista profesional. Inkorpore los acompaña para mejorar y obtener herramientas más eficientes que les lleven al logro de su objetivo.

Inkorpore te ayuda a conseguir tu meta de pasar de ser deportista aficionado a un profesional del deporte.

Es el paso existente entre el deportista aficionado y el profesional. Se esforzará por vivir lo máximo posible del deporte a costa de una serie de expectativas y de resultados sin descuidar su otra ocupación profesional paralela.

Los deportistas amateur se colocan en un punto muy exigente de cara al entrenamiento de habilidad mental, ya que deberá entrenarse tanto como un profesional y contará tan solo con la mitad de tiempo o menos para ello.

El miedo al fracaso, la ansiedad con la que afronta el ser o no ser de una larga carrera dedicada al duro y estricto entrenamiento, la presión personal y posiblemente la de los que le rodean, como es el caso de los patrocinadores, preparadores y familiares; los miedos a no conseguir los objetivos y tener que afrontar su vida de una forma distinta a la que había planeado, son algunos de los muchos e importantes aspectos que Inkorpore trabaja con deportistas de este nivel.

Muchos deportistas amateur por su juventud, compaginan sus estudios con el deporte. Hoy en día apenas quedan amateurs que tras su periplo de escolarización obligatoria tan solo se dedica al deporte con vistas a dar el salto al profesionalismo.

Por eso, nos encontramos con jóvenes deportistas que además de entrenar como un profesional debe dedicarle varias horas diarias a sus estudios. Es el llamado “Plan B”, algo que se debería llamar en muchos casos el “Plan A”. Ahí radica uno de los grandes problemas. La sociedad actual en muchos deportes arrastra al joven deportista a convencerse de que va a poder vivir de su deporte y por diferentes motivos en mayor porcentaje, seamos realistas y ofrezcamos datos objetivamente, ese hecho no se da y ahí vienen los problemas.

Sucede lo mismo con el deportista amateur que ya está en edad de trabajar pero que continúa teniendo unos ingresos a través de su práctica deportiva. No se trata de catalogar con el “Plan A” o el “Plan B” al deporte o a su otra ocupación, sea estudiante o trabajador, se trata de no poner calificación a ninguna de ellas y aprender a disfrutar de ambas al máximo. Y eso es posible.

Para ello el deportista amateur deberá tener una buena preparación previa a base de lo que ha aprendido en su casa, en la escuela, con un profesional como por ejemplo un coach en épocas anteriores o mejor, por su propia forma de ver la vida.

En la mayoría de los casos esto último no sucede y el deportista amateur necesita un acompañamiento para precisar de las herramientas necesarias para la óptima utilización de todos sus recursos. Ante todo aprender a valorar y disfrutar del aquí y ahora, que lo que le toque estar haciendo sea lo más importante del momento y su otra ocupación no le quite la más mínima concentración en la tarea.

En Inkorpore mostramos la parte en la que el deportista amateur aprende a mantener una regulación emocional que por un lado no le haga bajar el rendimiento deportivo en su actividad deportiva y que pueda mantener la ilusión y la capacidad de desconexión cuando deba afrontar su apartado académico o laboral.

Además de todo ello, recordad que en su vida cotidiana entrarán a formar parte de ella su familia, los amigos, pareja y el resto de la sociedad.

El deportista amateur debe aprender a valorar sus logros como algo tan importante que sepa verlo al mismo nivel que si fuera profesional. Sobre esos estímulos y emociones positivas, conseguiremos que el deportista aumente su nivel de autoconfianza, su motivación y la ilusión por conseguir un nuevo paso en su carrera, lejos de basarlo todo en el único deseo por llegar a ser profesional.

En muchos casos la mala gestión de esa ansiedad por querer avanzar muy deprisa será la causante de no conseguir los objetivos establecidos. En cambio, un disfrute total, con sus lógicos inconvenientes diarios, hará del deportista un mejor estudiante, trabajador y deportista.

Inkorpore trabaja y ha trabajado procesos de este perfil de deportista y cuando a través del coaching el cliente encuentra respuestas, los resultados y el bienestar de dicho deportista da un giro total y positivo hacia retos más ilusionantes e importantes en sus diferentes facetas.

En Inkorpore somos reacios al conformismo, otra cosa es que nuestro cliente y deportista amateur se obsesione y tenga prisa por conseguir metas que en ese momento precisen de un proceso más pausado que pueda guiarle de una forma más acertada hacia su objetivo prioritario.