Esta web emplea cookies. Si continúas navegando estarás aceptando su uso. Más información | Aceptar
EUS Eus

Lesión y retiro Coaching

Trabajamos para que los deportistas acepten posibles lesiones como parte de su trabajo y afición y para cuando llega el momento de su retiro sepan explorar y recuperar las sensaciones que el deporte les producía.

Inkopore te ayudará a entender que las lesiones son parte del deporte, pero no son el punto final.

La lesión es el contratiempo más duro por el que pasa un deportista. El grado de la misma marcará los interminables estados negativos que la mente a consecuencia de su estado físico le va a transmitir al propio deportista.

La inactividad le conduce de forma natural a un estado de ansiedad, depresivo y de falta de motivación por la pérdida de ilusión y de anteriores objetivos. El reto es darle la vuelta a ese estado de pensamiento negativo, a esa falta de motivación mediante previo trabajo a base de coaching a cualquier tipo de lesión o si no se ha prevenido, trabajar creando nuevas ilusiones a base de pequeños objetivos.

La lesión es tan solo un obstáculo de diferente dificultad que el deportista acompañado por Inkorpore debe aprender a superar. Hacerles ver que de esta pasajera incapacidad, hay aspectos positivos que le van a ayudar una vez vuelva a su actividad.

Para el retiro, el deportista no tiene tan solo por qué ser profesional. Hay muchas actividades deportivas que caducan a consecuencia de la edad y de sus limitaciones físicas. En este apartado y para todo tipo de deportistas también se incluye el retiro a consecuencia de una grave lesión.

A través de nuestro trabajo, el deportista retirado de cierta actividad deberá abrir la mente, buscar e ilusionarse con nuevas vías para realizar una nueva actividad y sobre todo tener claro que, nuevos e interesantes retos le van a generar las mismas o mejores sensaciones que en el pasado, le están esperando.

Lo más sencillo ante una lesión es destinar todas las energías al derrotismo, a lo sencillo y al abandono. En momentos como cuando un deportista está lesionado lo más normal es que los pensamientos que genera sean negativos. Esos pensamientos van a instalarse para no querer marcharse y va a derivar en situaciones de muy difícil retorno a la normalidad.

En profesionales las lesiones interrumpen por completo el día a día, ya que el deporte es su prioritaria ocupación. Hay lesiones que se producen de forma fortuita y sin margen de preparación anterior para poder evitarla. En esos casos en Inkorpore trabajamos para que el deportista refuerce aspectos que van a generarle pensamientos positivos.

Es importante mantener la confianza total en los profesionales que rodean al deportista dentro de su recuperación. Cuerpo y mente deben estar totalmente coordinadas para repartirse esos estímulos que con el trabajo en equipo de Inkorpore va a poder generar el lesionado.

La ansiedad por no poder mostrarse como uno es en el deporte, la sensación de no avanzar sobre todo al principio de cada proceso de recuperación ante una lesión y las prisas por volver a la competición, van a llenar su cabeza de toxinas que si no se trabajan a tiempo van a repercutir severamente en la recuperación y sobre todo en la vuelta a la actividad.

En el caso de deportistas no profesionales además de tener que cumplir los plazos de la recuperación se unen los otros apartados de la vida cotidiana, el trabajo, la familia y la vida que cada uno lleva.

En muchos casos estas lesiones conducen al deportista aficionado al abandono y a no recuperarse de la manera correcta ni física ni emocionalmente. En ocasiones dicha lesión hace que deban dejar a un lado esa modalidad deportiva y tengan que comenzar con una que puedan llevar a cabo a raíz de su lesión.

Eso les produce una pereza enorme y en la mayoría de los casos abandonan por completo las muchas posibilidades de que disponen para volver a sentirse bien con la práctica deportiva.

La fase emocional de un lesionado pasa por diferentes estados anímicos en muy poco tiempo. Nada más producirse la lesión se le cae el mundo encima. Tras la valoración de los médicos y una posible intervención se viene de nuevo lo más arriba. Durante varios días se mantendrá ese estado engañoso positivo pero ante la inactividad y los plazos de recuperación establecidos la mente irá más deprisa que el cuerpo y la caída en picado será muy importante y peligrosa.

En cuanto al retiro de una actividad deportiva seas profesional o no, el deportista debe trabajar con antelación en busca de nuevas vías que le generen las mismas o mejores sensaciones que lo que hasta el momento venía haciendo. Todo deportista cree que la actividad deportiva que practica es la única que le va a generar dichas sensaciones, pero eso es porque no se abre a conocer e indagar en otras muchas actividades que van a compensarle de igual o mejor manera una vez se adapte a su nueva situación.

En Inkorpore trabajamos con deportistas que aceptan las posibles lesiones como parte de su trabajo y de su afición, con deportistas lesionados que desean aprender aspectos positivos de una situación a priori negativa y con deportistas que tras su retiro buscan nuevos caminos que explorar y recuperar aquellas sensaciones que les generó bienestar y felicidad en el pasado.